LA VIEJA BARCA

Atrás dejó los días de dura faena con la mar embravecida. Ahora, anclada en un mar de espuma de piedra blanca, con la proa elevada para cortar las olas, parece estar diciendo: remad, remad, que lleguemos lejos. Su gastado maderamen no siente ya el salobre del agua, pero sí le llega el rumor de las […]