POEMA A UN DIBUJO

A UN DIBUJO

 

Estaban sentados,

de sus cosas hablaban los tres.

Los miré con ternura

viéndolos al atardecer.

 

Ancianos curtidos al sol

en un banco de color.

más silencios que palabras

para ellos el tiempo pasó.

 

Uno habla, el otro escucha.

El tercero contempla la mar

o tal vez la juventud perdida

que se fue y no volverá.

 

Quise saber de sus vidas,

que misterios el tiempo enterró;

más, temí abrir viejas heridas

y me retiré con pudor.

 

Atrás quedaron mis ancianos

sentados en un banco de color,

y contemplé en la mar el futuro

con esperanza, sin vano temor.

 

  1. CHARLANDOMensuro

Abril de 1981