PALETA DE MENSU

Cómo mi anterior bodegón parece que gustó, hoy añado otro esperado que también os agrade.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Permitirme que cuente una pequeña historia.

La vieja paleta la había estado utilizando desde 1984 hasta 1995. Estaba arqueada, llena de pegotes de pintura, así que me regalaron una nueva, lisa, barnizada, preciosa. Deseché la vieja y comencé a utilizar la nueva. La vieja, estuvo cierto tiempo abandonada en un rincón. Un día pensé: tendré que tirarla, la cogí y ya iba ha hacerlo, cuando me pareció cómo si me mirara con ojos tristes.

¿Porqué fuera vieja, tenía que tirarla a la basura? Me había servido fielmente durante más de una década. Algunos de mis mejores cuadros los había pintado con ella. No me pareció justo, así que con mimo, procuré enderezarla y quitarle el exceso de pintura. Después elegí un sencillo bodegón que pinté sobre ella, la enmarqué con esmero, poniendo en una placa sus años de trabajo. Pienso que es lo menos que le debía.

Hoy cuelga enfrente de mi mesa de trabajo, y de vez en cuando relajo mi vista contemplándola y recreándome en ella. No es un trasto inútil; ahora tiene aun más valor para mí, y no dejo de agradecerle su dedicación durante tantos años.

El refrán dice: De bien nacidos, es ser agradecido.