Arman, propietario de la Galería Armi me invita a realizar una pequeña exposición. Acepto complacido ya que somos buenos amigos. Además hacerlo en el pueblo donde los Baroja -a quienes admiro- es para un placer.